Advertisement

Se trata de un parche que se compone de diminutas microagujas que se disuelven en la piel y no causan dolor. Según una nueva investigación publicada en Biomateriales. Los autores del estudio, de la Universidad de Osaka en Japón, dicen que su parche soluble – el único sistema de vacunación de su tipo – podría hacer que la vacunación sea más fácil, más seguro y menos doloroso.

Hasta ahora, los estudios han demostrado que es seguro de usar, y puede ofrecer una respuesta inmune en algunos casos más fuerte que una vacuna suministrada a través de la inyección.

Este diseño podría frenar la propagación de enfermedades en los países en desarrollo donde tener acceso a médicos y enfermeras es más complicado. Es indoloro y muy fácil para que lo use gente no entrenada, por lo que podría provocar un cambio importante en la forma en que administran las vacunas a nivel mundial.

microagujas

Según la Organización Mundial de la Salud, la inmunización previene un estimado de 2-3 millones de muertes cada año. La continua amenaza de pandemias como la gripe porcina H1N1 y las enfermedades infecciosas emergentes, como el Ébola hace que el desarrollo de vacunas y la vacunación masiva sea prioridad para la salud global. La mayoría de las vacunas se inyectan bajo la piel o en el músculo usando agujas. Si bien este es un método de entrega efectiva, se requiere personal médico con habilidades técnicas y trae el riesgo de enfermedades y lesiones relacionadas con aguja.

El nuevo parche de microagujas es de un material soluble, lo que elimina los riesgos que se utilizan agujas. También es fácil de usar, sin necesidad de personal médico capacitado, por lo que es ideal para su uso en los países en desarrollo, donde los recursos sanitarios son limitados.

Durante años, los científicos han estado desarrollando micro agujas hechas de polímeros y metales, pero estas agujas tienen la tendencia a romperse en la piel y dejar fragmentos atrás. Así Nakagawa y su equipo tomaron un enfoque diferente y crearon pequeñas agujas con ácido hialurónico una sustancia que se produce naturalmente en nuestro cuerpo para amortiguar nuestras articulaciones. Y la idea dio como resultado microagujas solubles en un parche que una vez aplicado, al instante las agujas empiezan a disolverse en el torrente sanguíneo, llevando con ellos la vacuna o fármaco deseado.

Para probar la eficacia de su nuevo parche, el equipo tomó un grupo de 40 voluntarios adultos de sexo masculino, y les vacunó contra tres cepas de gripe diferentes. La mitad recibió las vacunas a través de la aguja, y la otra mitad a través del nuevo parche soluble. Los participantes no experimentaron reacciones adversas como resultado de las vacunas, y el seguimiento de los análisis de sangre reveló que las microagujas les había proporcionado una respuesta inmune más fuerte a una de las cepas de la gripe que la inyección. (fuente sciencedaily.com y cerebrodigital.org)

 

Advertisement

No hay comentarios

Dejar respuesta