Advertisement

Las avispas poseen químicos en su veneno que son capaces de eliminar bacterias, y se ha descubierto que se puede emplear este químico para combatir las células cancerosas.

Un estudio indica que el químico producido en el veneno de algunas clases de avispas puede rasgar agujeros en la capa exterior de las células cancerosas, lo que las debilita enormemente.

El veneno de la avispa brasileña Polybia, contiene una molécula llamada MP1. EL MP1 es muy importante para inhibir el crecimiento de las células cancerígenas de la próstata y vejiga y también la leucemia. Esta molécula es muy resistente a los fármacos y no produce ningún tipo de daño a las células sanas.

Las células cancerosas tienen dos moléculas grasas en su membrana externa, algo que las células normales no tienen. Se descubrió que este químico reacciona únicamente con esas grasas externas y podría ser fundamental para atacar y debilitar únicamente las células defectuosas y cancerosas.
Estos lípidos, (fosfatidilserina (PS) y fosfatidiletanolamina (PE)) podrían ser las que marcan a una determinada célula mala para su destrucción.

MP1 podría ser un buen candidato para un tratamiento del cáncer futuro. Si llegara a funcionar, sería el primer medicamento contra el cáncer en el mercado que se enfoca en las membranas lipídicas de las células.

Los resultados son alentadores hasta ahora, ya que en la investigación de laboratorio, MP1 mató a las células cancerosas y bacterias sin dañar las células normales de las ratas.

Advertisement

No hay comentarios

Dejar respuesta